lunes, 7 de diciembre de 2009

Aminetu Haidar nos recuerda los problemas que no resolvemos

Numerosa participación ciudadana en la concentración de apoyo de Aminetu Haidar y su causa


Lunes 7 de diciembre de 2009. Frente al Ministerio de Asuntos Exteriores. Madrid


Cartel convocando la concentración de apoyo a Aminetu Haidar
Cartel convocando la concentración de apoyo a Aminetu Haidar
Varios centenares de personas nos dimos cita frente al Ministerio de Asuntos Exteriores, concentrándonos en apoyo de Aminetu Haidar y para defender la dignidad de su lucha, una batalla emprendida sobre la fuerza de su carne y por encima de su propia vida con el objetivo de regresar a su casa, una tierra árida, para muchos inhóspita, de sufrimiento, pero que es la suya. Las ideas de Aminetu son un fantasma que regresa para recordar el comportamiento del gobierno español desentendiéndose de sus obligaciones tras el abandono del territorio en 1976, mientras se cedía la administración, que no la soberarnía, del territorio del Sáhara Occidental a Mauritania y Marruecos a la vez que se comprometía a organizar y celebrar un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

Aminetu Haidar nos trae al tiempo presente los problemas que no resolvimos y nos recuerda de nuevo que se sigue incumpliendo de forma reiterada la legislación internacional, y que a su vez, en su territorio, se sustenta un régimen que infringe las resoluciones de la ONU y la propia declaración de los Derechos Humanos. Ésta es su lucha pacífica, aún a costa de su propia vida.

El pueblo saharaui no ha cometido actos terroristas, manteniendo una lucha pacífica y constante en pro de que se respete su capacidad de decisión para celebrar un referéndum de autoderminación que les permita ser un estado independiente, árabe e islámico: una República Árabe Saharaui Democrática.

Durante el acto se corearon numerosos eslóganes como «Marruecos, culpable; España, responsable», «Dónde están: Derechos Humanos», «Moratinos dimisión», «Que se gane el sueldo el Rey», «Soy amigos de torturadores», «Aminetu a El Aiún» o «Todos somos Aminetu».

Entre los asistentes a la concentración se encontraba el coordinador de Izquierda Unida, Cayo Laro, al que acompañaba Paco Frutos.

Texto del manifiesto de apoyo a Aminetu y convocatoria de concentración en Madrid lunes 7/12/09 EN DEFENSA DE LA DIGNIDAD

Instantánea de la concentración de apoyo a Aminetu Haidar (foto: Fernando Jiménez Briz)
Instantánea de la concentración de apoyo a Aminetu Haidar (foto: Fernando Jiménez Briz)
La ciudadanía y las organizaciones hoy aquí presentes, conmovidos e indignados, denunciamos a los gobiernos de Marruecos y España ante el impune atropello que están perpetrando contra la vida de la activista saharaui Aminetu Haidar, defensora pacífica de los derechos humanos y del derecho internacional, y en aplicación del mismo, del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

Actuando en connivencia, ambos gobiernos, uno deportando y el otro aceptando su papel de secuestrador, al permitir su entrada en territorio español de forma irregular e indeseada por ella, pisotean el derecho internacional, la manoseada «legalidad internacional», a la que, sin embargo, apelan cínicamente para justificar las fechorías de saqueo y agresión a distintos pueblos a las que contribuyen vergonzantemente.

Ha sido la propia Aminetu Haidar la que ha expresado con absoluta rotundidad el papel de cómplice necesario del gobierno español en esta situación que amenaza con terminar en tragedia, cuando ha denunciado que la actuación de Moratinos sólo pretende dilatar el camino claro de lo que es una violación flagrante de los Derechos Humanos, del Derecho Internacional, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, firmado tanto por España como por Marruecos, y que establece que nadie podrá ser arbitrariamente privado del derecho a entrar en su propio país.

Dibujo de Aminetu Haidar realizado por Kalvellido
Dibujo de Aminetu Haidar realizado por Kalvellido
Aminetu defiende con su actuación su dignidad personal que, a su vez, le exige un compromiso innegociable con la libertad de su atormentado pueblo, porque son ya 34 años de oprobiosa, violenta e ilegal ocupación marroquí los que sufre el pueblo saharaui. Ocupación que ha sido denunciada por sucesivas resoluciones de Naciones Unidas y que no ha logrado el reconocimiento de ningún país del mundo, pero donde se practica el destierro, la tortura, el encarcelamiento sistemático de los resistentes saharauis ante la indiferencia de esas mismas potencias. Ahora mismo hay 7 activistas saharauis: Ahmed Alnasiri, Brahim Dahane, Yahdih Ettarouzi, Saleh Labihi, Dakja Lashgar, Rachid Sghir y Ali Salem Tamek encarcelados en Marruecos por haber visitado los campos de refugiados en Tinduf y a los que un tribunal militar les imputa cargos que pueden llegar, de ser condenados, a la pena de muerte.

La huelga de hambre de Aminetu, es la respuesta pacífica de una activista honorable con convicciones, principios y coraje para defenderlos. Alguien, como Aminetu, que ha demostrado que sus convicciones no se venden tiene que ser sin duda muy desconcertante para quienes sólo conocen las razones de Estado, y mercadean con lo que sea con tal de que les proporcione beneficios. Y, sin embargo, la existencia de personas con la dignidad de Aminetu son una llama de esperanza para los hoy aislados defensores de la justicia, la libertad y la soberanía de los pueblos.
Conmovidos por el ejemplo de coherencia personal de esta luchadora saharaui, pero profundamente preocupados por su vida, exigimos a las autoridades españolas y marroquíes, responsables de la situación actual de huelga de hambre en la que se encuentra Aminetu Haidar, que le permitan el regreso inmediato y sin condiciones a El Aiún (Sahára Occidental).

2 comentarios:

conchi dijo...

Les abandonamos allí, nos olvidamos de ellos y ahora lo único que hacemos es lavar la conciencia de vez en cuando con acogidas y donativos. Todo parches que están muy bien, pero la solución... ¿alguien está pensando en ello?.
Saludos.

Javi Álvarez dijo...

La verdad es que la suya es una causa que aquí tiene mucho apoyo popular, pero en el momento que hacen falta decisiones políticas todo se detiene. Hay un miedo latente a molestar a Marruecos que todo lo para. Con el paso del tiempo veo a Marruecos con una imagen de aquellos policías que en los calabozos de la Dirección de Seguridad de la Puerta de Sol se encargaban de torturar, los que hacían las acciones sucias que el franquismo negaba, los que se encargaban de un trabajo indigno...