sábado, 19 de junio de 2010

República fue la palabra más votada para el día del español

Hay palabras, hay ideas, que no se toleran en esta democracia a medias que tenemos


Chapa republicana
Chapa republicana
El Instituto Cervantes para celebrar el día del español decidió organizar una votación para ver que palabra era la preferida de los hispanohablantes. Pronto empezó a destacar «limón» y se supo que detrás de ella estaba el grupo de apoyo al periodista Paco González. No había problema, se trataba de una palabra neutra que no podía hacer daño a nadie. Entre los republicanos españoles se propuso promover la palabra que más nos define, nuestra meta: «República». Una palabra que todos consideramos preciosa y que no tiene nada de neutra, pues expresa una ideología precisa, concreta que un día no muy lejano se abrirá paso en nuestro país y mandará al exilio al monarca por una decisión mayoritaria de la ciudadanía. Lentamente escaló posiciones. Se colocó segunda. Fue recortando la distancia con «limón» y finalmente el lunes 14 se situó como primera.

A mí me causaba mucha curiosidad ver cómo resolvería la papeleta el Instituto Cervantes, que me imaginaba que trataría en todo momento de intentar que nada molestara el reposo del monarca.

El lunes 14, al poco de colocarse como palabra más votada «república», el Instituto Cervantes, tal vez asustado, paró el concurso cuyo final estaba programado para la pasada madrugada (sábado 19 a las 00:00 horas). Una breve nota indicaba que por un posible sabotaje se habían paralizado las votaciones. El mensaje cambió en breve para indicar que en realidad lo que tenían eran problemas técnicos, un fallo informático que no permitía que se pudieran emitir nuevos votos. Señalaban también que se trabajaba en la pronta restitución del sistema. Decían que no habían previsto tantos votantes y que se habían quedado sin ancho de banda, hablaban de 5.000.000 de visitas y que por ejemplo el domingo 13 tuvieron 20.000. El trabajo fue baldío, el error informático no se pudo solucionar en toda la semana.

Captura de la pantalla del concurso Tu palabra favorita para el día del español cuando se suspendió la votación
Captura de la pantalla del concurso Tu palabra favorita para el día del español cuando se suspendió la votación
Me resultaba sospechoso que una organización cuyo presidente de honor de su patronato es el rey de España acatase y asumiese la decisión del pueblo clamando por «república». Es este un país donde los medios de comunicación suelen ningunear las manifestaciones republicanas y obviar cualquier noticia en la que se hable con claridad de una república como forma de gobierno. Hay palabras, hay ideas, que no se toleran en esta democracia a medias que tenemos.

Hoy el Instituto Cervantes ha zanjado el asunto con la siguiente nota: «La enorme afluencia que ha recibido la página web de El Día E produjo esta semana un fallo del sistema que no hemos podido solucionar y que nos ha impedido continuar las votaciones. Al no poder garantizar la validez de los resultados debido a estos problemas técnicos, hemos recuperado por orden alfabético las diez palabras más votadas desde que se abrió la campaña: Arrebañar, Cachivache, Gamusino, Infinito, Limón, República, Sueño, Tiquismiquis, Titipuchal y Tragaldabas».

Al ordenarlas alfabéticamente se minimiza la victoria de «república» diluyéndola entre otras nueve palabras. Me molesta tanta hipocresía, pero mucho más las palabras de la directora de la institución, Carmen Caffarel, que indicó, sin señalar el número de votos, que la palabra más votada había sido «arrebañar», seguida de «infinito», «república», «gamusino», «limón» y «cachivache». Algo que no coincide con lo que señalaba la página web de la votación cuando ésta se detuvo, entonces la más votada era «república» con 8.157 votos, seguida de «limón» (7.725) e infinito (7.649). Ellos mismos mantuvieron esta información durante unas horas como escrutinio finalizado, algo de lo que sin duda ahora se arrepienten. «República» fue la palabra más votada para el día del español.

Sigo pensando lo mismo: no hay democracia sin república. De qué libertad podemos hablar si una figura real se coloca por encima de los demás ciudadanos, cuando no se puede elegir, cuando es la sangre azul la que rige nuestro país. Tan por encima de nosotros lo colocan que hasta se silencian las palabras que le molestan.

Una apuesta: ¿habrá votación el año que viene? Yo digo que no, porque no les ha debido gustar nada que tengamos una libertad que no controlan.

2 comentarios:

raulatreides dijo...

Lamentable, pero muy típico de la censura no escrita que circula alrededor de la casa real. Nadie dice nada, todos les ríen las gracias, hagan lo que hagan. Y el que levanta una voz en contra, es condenado al ostracismo. Como le ocurrió a Wyoming en más de una ocasión.

Javi Álvarez dijo...

País este de grandes lacayos.